Huesos de animales nos cuentan sobre el ascenso y la caída de los mayas en Guatemala

- Decenas de miles de pequeños fragmentos de hueso revelan hábitos alimenticios, prácticas ceremoniales y el desarrollo de la domesticación de animales durante más de 2000 años de historia.

Hoy, el sitio de Ceibal está rodeado de árboles, por lo que es difícil imaginar cómo sería un próspero centro urbano maya. Crédito: Ashley Sharpe


Más de 35,000 fragmentos de huesos y conchas de un asentamiento maya en Ceibal, Guatemala, cuentan la historia del uso de animales a través de los altibajos de una gran civilización, según un nuevo artículo en la revista PLOS One, escrito por Ashley Sharpe, arqueóloga del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) junto a colegas de la Universidad de Arizona, la Universidad de Ibaraki, Japón, el Instituto de Antropología e Historia de Guatemala y la Universidad de San Carlos.

Una de las primeras comunidades mayas en construir grandes monumentos, el sitio de Ceibal estuvo ocupado de manera casi continua durante más de 2000 años, desde aproximadamente 1000 a. C. hasta 1200 d. C.

Crédito: Sean Mattson

“Debido a que las excavaciones fueron tan extensas tanto en tiempo como en espacio, los patrones que vemos, como los cambios dramáticos en la dieta y los usos ceremoniales de los animales, no son casualidades, pero probablemente representan la forma en que los mayas usaban los recursos tanto en Ceibal como son comparables con otros informes en toda la región", comentó Sharpe.

Los huesos se descomponen rápidamente en los trópicos húmedos.


Ejemplos de depósitos de caracol manzana del preclásico medio (Pomacea flagellata).

Crédito: Ashley Sharpe


Para recuperar un número tan excepcional de restos bien conservados, los miembros del Proyecto Arqueológico Ceibal-Petexbatun suspendieron el suelo de las excavaciones en el agua y recogieron fragmentos de huesos mientras flotaban hacia la cima. Clasificaron los fragmentos comparándolos con colecciones de huesos de animales identificados.

"Desde los primeros restos hace casi tres mil años, vemos muchos perros diferentes en toda la comunidad, que en ese momento eran los únicos animales domésticos en América Central", comentó Sharpe. "Es posible que algunos fueran mascotas o se usaran para cazar, pero unos pocos huesos con marcas de corte podrían indicar que algunos se los comieron".

El equipo también descubrió que los primeros residentes de Ceibal estaban comiendo miles de caracoles y mejillones del río y de los humedales cercanos. En una zona residencial que data de aproximadamente 700-450 a. C. encontraron a un hombre adulto enterrado con cientos de caracoles manzana: tal vez evidencia de su fiesta de entierro.

"De hecho, nuestro resultado más intrigante fue un cambio importante hace unos 2000 años de grandes cantidades de caracoles manzana y conchas de mejillón a muchos más huesos de peces, tortugas y ciervos", comentó Sharpe. “Tenemos mucha curiosidad por saber si esto fue solo un cambio en las preferencias alimentarias, o el resultado de la pérdida de hábitat. Hay evidencia de núcleos de sedimentos en el norte de Guatemala de que hubo mucha deforestación y erosión durante la transición Preclásico-Clásico alrededor del año 200 d. C., lo que quizás destruyó los hábitats de humedales”.

Ejemplos de restos de animales en Ceibal.

Crédito: Ashley Sharpe


Otro patrón interesante fue el aumento en los huesos de tortugas de río (Dermatemys mawii) después del 200 d. C. La tortuga de agua dulce más grande de la región, esta especie en peligro crítico todavía se considera un manjar. En otro estudio del Smithsonian, los zoólogos sugirieron que los antiguos mayas importaron tortugas del istmo de Tehuantepec. Aunque esto aún no se ha confirmado mediante análisis genéticos, los resultados de Ceibal respaldan esta posibilidad.

Se identificó evidencia de otra especie importada a partir de los pocos huesos frágiles de aves que quedaron en el sitio: pavos.

Los huesos de pavo aparecen en Ceibal después del período Preclásico, lo que respalda la idea de que la gente traía los primeros pavos domesticados del centro de México al sur de Guatemala. El análisis de isótopos de Sharpe en los huesos de pavo muestra que al final de la transición los pavos estaban comiendo maíz, lo que confirma que probablemente fueron domesticados.

"Los huesos de ciervos de cola blanca y de corzo eran comunes a lo largo de la historia del sitio, pero a medida que Ceibal se convirtió en un importante centro político y la sociedad se estratificó más socialmente, comenzamos a encontrar más ciervos, a veces una docena en un solo depósito de basura", Sharpe comentó. "Los ciervos parecen ser un alimento favorito de las élites del período Clásico y pueden haber jugado un papel especial durante las fiestas".

También hubo otra evidencia de estratificación social. Las élites de Ceibal llevaban patas y pieles felinas en las estelas. En un basural detrás del palacio real, los investigadores descubrieron mandíbulas de margay y de kinkajú, el brazo de un oso hormiguero, un diente de tiburón toro y espinas de erizo de mar, tal vez también los restos de disfraces u otra parafernalia real.

En comparación, la clase media tenía una dieta más variada de fauna local, que incluía conejos, pacas, agutíes, zarigüeyas, mapaches, comadrejas y armadillos, osos hormigueros e incluso ocasionalmente un pecarí o tapir.

"Entonces, de repente, todo se detuvo alrededor del año 950 d. C. durante el famoso ‘Colapso Maya’, cuando todas las ciudades fueron abandonadas", comentó Sharpe. "Solo unas pocas personas regresaron ocasionalmente a los límites del sitio en los siglos posteriores".

Identificar los huesos en esta colección masiva fue solo el primer paso. En el futuro, esperan afinar sus identificaciones de los numerosos peces pequeños en el sitio, usar ADN para examinar las razas de perros mayas y aprender más sobre las vidas de las no élites.

"El enfoque de la arqueología maya hasta ahora ha sido grandes sitios monumentales, y especialmente las élites reales durante el período Clásico", comentó Sharpe. "Esperamos excavar residencias y sitios más antiguos para tener una mejor idea de cómo era la sociedad para la mayoría de los mayas".

El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, en ciudad de Panamá, Panamá, es una unidad de la Institución Smithsonian. El Instituto promueve la comprensión de la naturaleza tropical y su importancia para el bienestar de la humanidad, capacita estudiantes para llevar a cabo investigaciones en los trópicos, y fomenta la conservación mediante la concienciación pública sobre la belleza e importancia de los ecosistemas tropicales.



36 vistas

© BOCAS TV S.A.